martes, 13 de noviembre de 2012



Hospital Infanta Leonor (la mafia privada)

No es ahora cuando dan la cara y quieren privatizar estos hospitales. Estos hospitales son privados desde el principio. Os voy a contar una historia. Un pediatra fue reclamado por el jefe de servicio de este nuevo hospital. Este jefe de servicio no solo era jefe de este servicio sino que era jefe del servicio de pediatría de un hospital privado de la zona sur de Madrid. Ahí empiezan mal las cosas. El pobre pediatra que estaba desarrollando un gran trabajo allí, que incluso ideó un proyecto para realizar una serie de pruebas que no se hacían en el hospital y con eso mejoró la calidad asistencial y disminuyó costes, enfermó gravemente.  Aún así se incorporó a su trabajo.  Lo que al principio fueron buenas palabras de repente se convirtió en acoso y derribo. Pero el aguantó. Estaba claro que en un sistema PRIVADO un trabajador con una enfermedad crónica no les era rentable. Eso no es lo que precogniza el sistema público de salud. A la vuelta e sus vacaciones reglamentarias se encontró con que le habían abierto un expediente administrativo con mentiras y falsedades. Eso significaba luchar con la burocracia del imsalud más de un año. Y luego con la justicia ordinaria, que también todos sabemos la velocidad que lleva. Esta es la típica treta para que el trabajador se lo piense y desista antes de empezar y se vaya. Pero este pediatra apoyado por el AMYTS no está dispuesto a que la mafia privada difame su nombre ni le robe. Dentro de poco los tribunales hablarán. 

Acompaño esta historia de mi música. Un homenaje a Nino Rota. El Waltz de “El Padrino”. Creo que le viene que ni pintado a esta historia de mafia. Como siempre, todos los instrumentos (guitarras, bajo, teclados, batería) los toco yo. Se la dedico a los que activamente atacaron a este gran pediatra. Pero también a los que callaron. Sus compañeros y compañeras. Igual de culpable es el que apuñala por la espalda que el que lo ve y no dice nada.





video